sábado, 27 de diciembre de 2014

Big Hero 6 (2014)


"En una escala del 1 al 10, ¿cómo evaluarías tu dolor?"


La última crítica que voy a hacer este año probablemente sea una de las más placenteras que recuerde. La ocasión lo merece por partida doble: el estreno ha llegado en fechas navideñas y aspira muy mucho a llevarse algún premio en su categoría en más de un festival, gala o lo que se precie el año que viene. Y es que Big Hero 6 partía con grandes expectativas que ha cumplido sobradamente y dejando el listón muy alto para futuras cintas de Disney.

Esta vez, el gigante americano que todo lo compra y todo lo posee se ha permitido el lujo de aprovecharse de la adquisición de Marvel para crear una aventura de tintes heroicos, fantasiosos, aventureros y donde la amistad y la tecnología se unen para dejarnos un clásico que sentará cátedra, a pesar de que dentro del conjunto la base desde la que parte no sea especialmente original.



jueves, 25 de diciembre de 2014

El Hobbit: la batalla de los Cinco Ejércitos (2014)


"Si más gente valorara el hogar por encima del oro este sería un mundo más feliz"


Feliz Navidad y fiestas varias, queridos lectores. Nos encontramos ante una época de paz, sosiego, buen rollo y armonía, o eso parece. Porque la película que me toca hoy criticar está provocando un conflicto a gran escala y una división de opiniones que podría llevar a una III Guerra Mundial en lo ancho y largo del globo. Y es que la última entrega de la trilogía de El Hobbit tiene de todo, para bien y para mal. 

Los que esperen un gran final, un desenlace emotivo y un torrente de emociones a lo mejor pueden sentirse algo decepcionados en conjunto, pero el producto cumple con su intención, que es entretener durante las casi dos horas y media que dura. ¿El problema? Que muchos de los elementos ficticios que Jackson ha utilizado para la trilogía se han explotado demasiado y de forma terrible. Pero vayamos por partes.


lunes, 22 de diciembre de 2014

EVA (2011)


No importa tanto si los robots sienten o no, lo que realmente importa es lo que te hacen sentir.

Para mí, el mejor actor español del momento es Daniel Brühl. Vale, es medio alemán pero bueno, nos vale. A su gran actuación en Goodbye Lenin,  con apenas 25 años se han sumado otros grandes papeles en Malditos Bastardos, Feliz Navidad o en Rush. También ha trabajado en España, participando en Los Pelayo y en EVA. En esta última película donde es el alma de la película. Además el film es especial porque nunca la ciencia ficción español ha sido tan ambiciosa a pesar de estar rodada por un director novel como Kike Maíllo, con la única experiencia de trabajar como guionista en series catalanas.

Álex (Daniel Brühl) vuelve a casa para diseñar un robot con inteligencia artificial además de una gran capacidad de sentir emociones. Pero el regreso también lleva al reencuentro del pasado, que se manifiesta en las figuras de su hermano (Alberto Ammann) y su mujer (Marta Etura), que tienen como hija a una niña fascinante y divertida (Claudia Vega) que se convertirá en el modelo para el trabajo de Álex.

martes, 9 de diciembre de 2014

Fargo (1996)


Hay cosas más importantes que el dinero. ¿No lo sabías?

Para aquellos que dicen que el cine contemporáneo está muerto, solo hay que mencionar ciertos nombres. Hoy voy a recordar dos que forman una unidad indivisible por razones de sangre. No hay nada como ser hermano para formar un gran tándem creativo, aunque uno de ellos le de por ser mujer como les pasó a los Wachowski. Pero no hablamos de ellos, hoy no, sino de otra pareja aún más grande como son los hermanos Coen, Joel y Ethan. Películas como No es país para viejos, El gran Lebowski o, la película que nos atañe en esta crítica, Fargo.

Aunque los Coen ya habían probado las mieles del éxito, fue esta película la que les consolidó en el grupo de los grandes directores de la historia. Por primera vez fueron nominados a los Oscar, incluyendo las categorías de mejor película, mejor director (en este caso directores), actor de reparto para William H. Macy e incluso se permitieron ganar la osadía de ganar el de guión original y el de mejor actriz para Frances McDormand.

jueves, 4 de diciembre de 2014

El niño (2014)




Si no vale la pena correr el riesgo, ¿qué coño estamos haciendo aquí?

Parece que por fin el cine español poco a poco va levantando cabeza tras una serie de años catastróficos. Justo en el peor momento con Montoro, el IVA y Wert pensando en clavar los últimos clavos en el ataúd que la propia academia ha construido con mediocridades y producciones sinvergüenzas, amparados por la políticas de subvenciones. Yo personalmente he dado mucha cera al cine español de los últimos años, el ejemplo más claro es La Gran Familia Española, pero creo que es justo reconocer que este año nuestro cine ha dado sorpresas muy positivas tanto por su calidad como por el éxito en taquilla como este film, El Niño.

Admito que he ido a verla con mucho recelo, aunque recordaba de forma muy grata a Celda 211, la última obra que dirigió Daniel Monzón. La publicidad con el cine español me satura ya que suele ser muy pero que muy engañosa, por muy prestigioso sea el crítico o el medio. Por eso no hizo efecto en mí el bombardeo continuo de Mediaset con campañas publicitarias similares a las de Lo imposible u Ocho apellidos vascos, a la que El Niño le ha quitado el honor de ser la película más taquillera en España. Pero, finalmente, he de decir que he salido de la sala de cine satisfecho esta vez.

viernes, 28 de noviembre de 2014

El castillo en el cielo (1986)


"¡Para vivir no es necesario sembrar la muerte! ¡Ni tampoco se necesitan millones de estúpidos robots! Pero nadie sobrevive lejos de su tierra..."


En Yo me bebo tu batido hemos analizado casi por completo la filmografía del director de anime más grande jamás conocido. De su obra poco resta decir que no hayamos dicho nosotros ya: es genialosa, maravillástica e irrepetible, y su retirada el año pasado, unida al cierre temporal de Studio Ghibli, va a ser un vacío difícil de llenar. 

Y en el blog es justo que terminemos de revisar la última película que nos quedaba por criticar, la cual está, por cierto, en mi top 5 de Miyazaki: El castillo en el cielo. Una cinta que lo tiene absolutamente todo para entretener y que volatiliza dos horas de tu existencia sin que apenas te des cuenta. Es uno de sus trabajos menos aplaudidos y comentados, y no está de más que reconozcamos aquí sus muchas bondades y pequeños errores. 

Anatomía de un instante (2014) / El perseguido (2014)



La verdad es que la reseña de cortos nunca ha sido muy fuerte. He hecho algunas, sobre todo cubriendo festivales de cine, pero igual que me pasa con los microrrelatos (a la hora de destriparlos y escribirlos), no son lo mío. Prefiero ser cruel con cosas más amplias a las que poder sacar errores.

Pero una promesa es una promesa. Y Pablo Bautista, director de los dos magníficos cortos que hoy traigo, se merecía esto desde hace tiempo. Además, poder descubriros buen cine hecho en España siempre da gusto… y el poder meterme con un amigo con talento es un valor añadido. Porque como él sabe tan bien como mis lectores, el que sea amigo implica que seré con él más duro que con el resto del universo (Yonai Boix no cuenta).

Ambas producciones pertenecen a este año 2014 en que aún estamos inmersos. Anatomía de un instante, concretamente, a principios de año, cuando se presentó como propuesta en el archiconocido Notodofilmfest. El corto, en apenas tres minutos y medio, plantea una historia de amor típica y costumbrista de joven y jóvena que se conocen en el tren… pero que no resulta obvia ni tópica (típica sí, tópica no), y que permite al espectador una autorreflexión que no está de más (no es obligada, pero no está de más).

domingo, 16 de noviembre de 2014

Over the garden wall (2014)


"Sabía que eras especial"


¿Os acordáis de cuando Cartoon Network aún existía? Hablo en el caso de España, ya que en el resto del mundo sigue vivito y coleando y produciendo series de gran calidad, pese a las muchas grandes que había dejado en los 90 y 2000. Billy y Mandy, Samurai Jack, El laboratorio de Dexter, Johnny Bravo y un sinfín de excelentes shows, que aquí nos han dicho adiós de forma barriobajera y a la francesa. Pero eh, siempre nos quedará Disney Channel y toda la mierda en forma de series juveniles que destrozan millones de neuronas en muchos hogares del país.

De hecho, la serie que nos ocupa es tan, TAN buena, que dudo horrores que la vayamos a ver aquí a corto o medio plazo. Cartoon Network ahora es propiedad de Boing/Mediaset Malvados y Asociados, que disfrutan repitiendo los mismos capítulos de las mejores series del canal en un continuo bucle de desesperación para la audiencia inteligente (que presupongo que perdió la esperanza hace tiempo), y tener que darle publicidad a una serie tan arriesgada y a la vez tan magnífica como es Over the garden wall sería un movimiento ilógico, ya que la estrategia es crear futuros videntes zombificados de Gran Hermano, Mujeres y Hombres y Viceversa o Adán y Eva.


viernes, 14 de noviembre de 2014

Interstellar (2014)


"Antes mirábamos hacia el cielo y nos preguntábamos cuál sería nuestro lugar en las estrellas, ahora miramos hacia abajo angustiados por cuál será nuestro lugar entre el polvo"


Buenas. Y gordas. No sé por dónde empezar, la verdad. Tengo que reconocer que siento por el cine de Christopher Nolan una debilidad especial, y sé de buena tinta que mucha gente en este mundo no le tiene especial cariño al director británico. De lo que más se le suele acusar es de "pretencioso", "artificial", "propenso a giros que acaban cansando" y toda clase de improperios de la factoría Boyero. Pero mira, soy tolerante y respeto que no todo el mundo pueda admirar a Nolan en su totalidad. 

Pasa que yo, cuando voy al cine, busco que el precio de la entrada vaya acompañado de una inmensa creación de emociones. De que el corazón se te ponga a 100 por hora a medida que la película avanza. De salir de la sala que una inmensa sensación de haber visto un espectáculo que, aún con los defectos que pueda tener, consiga como mínimo una de las tres premisas más importantes en una película: impactar, emocionar, llevar la adrenalina hasta límites insospechados y hacer vibrar al espectador en el asiento. Y en el caso de Interstellar, las cumple todas sobradamente.

jueves, 13 de noviembre de 2014

Perfect Blue (1996)


-¿Qué quién soy? Soy un ídolo. No es necesario que existan dos Mimas.
-¡Yo soy la verdadera!

No soy un ferviente admirador del anime, y por ello me da algo de reparo criticar una película de ese estilo, sobre todo cuando colaboro en un blog donde escriben Pablo y Jorge que han sido quienes me han forzado a ver este tipo de películas, con mayor o menor acierto, pero dejando que ellos fuesen quienes escribiesen y sobre ellas. Sin embargo, me veo obligado a publicar la reseña de una película que me ha atrapado por completo y sin riesgo a exagerar, es una de las películas que más he disfrutado.

El ejecutor es Satoshi Kon, que tuvo una corta pero intensa y brillante carrera antes de que un cáncer de estomago se lo llevase por delante. Perfect Blue fue su debut en solitario, al que le seguirían obras como Millenium Actress, Paprika o Tokyo Goodfathers, consideradas por muchos obras maestras.

jueves, 30 de octubre de 2014

Inocentes (2013)


¿Es qué aquí nadie quiere echar un polvo?
En Yo me bebo tu batido sabemos apreciar la mierda. No siempre vemos grandes obras del séptimo arte, sino abortos que duele, y divierte, ver como agonizan intentando alcanzar la categoría de película. Como le pasa a esta tesis de final de carrera de un grupo de estudiantes de la prestigiosa Escuela superior de cine y audiovisuales de Cataluña (ESCAC), de donde han surgido directores como Juan Antonio Bayona. Recalco lo de grupo porque la película tiene 12 directores, 12 DIRECTORES. Así es imposible hacer una película coherente.

El argumento es simple y muy poco original, de hecho la podrían denunciar varias películas de plagio. Es un slasher en el que un grupo de jóvenes, no ya españoles sino catalanes con ese acento que tanto le gusta a Jorge, que se pierden y deciden hospedarse durante la noche en un albergue abandonado. Allí se dedican a follar y a hacer un botellón. Muy típico de esta juvnetud. Sin embargo, ese lugar, sorpresa, se cerró tras varias muertes sin resolver como la de un pobre chico, que sospecho que se llama Jason, que fue encerrado en las calderas tras una inocentada. Creo que no hace falta decir que esta panda de canis, frikis y putas, no tienen otro calificativo, empiezan a morir.

martes, 14 de octubre de 2014

Gladiator (2000)



“Máximo, te aclaman a ti: el General que se convirtió en esclavo, el esclavo que pasó a ser gladiador, el gladiador que desafió a un Imperio. Una historia asombrosa. Ahora el pueblo quiere saber cómo acaba la historia. Sólo se conformará con una muerte memorable…”

NOW I AM BECOME SPOILER, THE DESTROYER OF FILMS.

No he ocultado nunca mi predilección por Ridley Scott, un hombre que, a pesar de estar en mi top 5 de directores favoritos, y a pesar de que me gusta Prometheus (algún día tendré que defenderla en una crítica, aunque no haga falta, puesto que Roger Ebert y Doug Walker ya lo han hecho), creo que empieza a chochear. Sus películas en el nuevo milenio o me gustan (Black Hawk derribado, Un buen año, American Ganster y recuerdo que Los impostores me moló bastante cuando la vi hace muchos años) o me parecen decentes sin más (El reino de los cielos, Robin Hood), y tengo muchas ganas a algún nuevo proyectos (como la rumoreada Halo: Nightfall), pero… ¿Exodus? Huele a mierda a kilómetros. ¿Prometheus 2? Después de lo que quieres hacer con ella, ni lo sueños. ¿Blade Runner 2? VETE AL INFIERNO.

Gustándome o no, está claro que no es el cine reciente de Scott el que le ha convertido en un gran director, sino que su cenit le llegó en los mismos años en que triunfaba la trilogía original de Star Wars: entre el ’77 (Los duelistas), y el ’82 (Blade Runnner, su obra que se come a todas las demás), con el parón de la para mí honrosa segunda mejor película de este hombre, Alien: el octavo pasajero, en 1979. Luego, vinieron algunos años de hacer cintas más o menos buenas, pero que quedaron cuasi olvidadas con el siguiente gran bombazo de Scott, ya en el 2000: Gladiator.

domingo, 12 de octubre de 2014

Cómo entrenar a tu dragón 2 (2014)



"Tienes el corazón de un jefe y el alma de un dragón"


Hará como cosa de unas semanas que di mis impresiones de la película con la que arrancó la saga Cómo entrenar a tu dragón en 2010. Y la verdad es que no pude quejarme mucho: es redonda, espectacular, con grandes personajes, original en su planteamiento y tiene algunas secuencias sencillamente memorables. 

De modo que, este verano, cuando salió su secuela, mis expectativas eran lo bastante altas como para esperar, como mínimo, una cinta más que buena, una continuación que asentara la base que dejó la original para demostrarnos que esta serie va en serio, busca la excelencia y está llamada a marcar una época en el cine de animación. Y las cumplió, vaya que sí... aunque con algún matiz.


viernes, 10 de octubre de 2014

Vivir es fácil con los ojos cerrados (2013)


“En mi coche a los Beatles se le respeta. Vete fuera con Mick Jagger”





La academia ha hablado. Vivir es fácil con los ojos cerrados, la triunfadora de la antigua gala de los Goya donde obtuvo seis galardones, será quien represente a España en la carrera por el Oscar. Pero, ¿fue la mejor película española del año pasado? ¿cómo va a ser recibida en Hollywood?

El pequeño de los Trueba de nombre David, autor de otros films como Soldados de Salamina, La buena vida, u Obra maestra, ha utilizado una historia real. Un profesor de inglés, Juan Carrión aunque recibe el nombre de Antonio en la película, que viajo de Madrid a Almería para conocer a John Lennon durante el rodaje de Cómo gané la guerra. En su camino se encuentra con dos balas perdidas, a las que acoge bajo su ala mientras les intenta aleccionar sobre el futuro que ven ante sus ojos aunque huyan del presente.

sábado, 27 de septiembre de 2014

Cómo entrenar a tu dragón (2010)


"La mayoría de los sitios tienen ratones o mosquitos... nosotros tenemos dragones."


DreamWorks Animation, en su pugna eterna con Pixar, nos ha brindado grandes títulos. Hormiga Z, Ratónpolis, Spirit: el corcel indomable, Wallace y Gromit, Chicken Run, las sagas de Shrek, Madagascar o Kung Fu Panda... Todas ellas películas de una gran calidad, pero sin el carisma suficiente para dejar una huella tan honda como la que Cómo entrenar a tu dragón y su recién estrenada secuela nos han legado. Porque la saga que inició su andadura en 2010 y que ya prepara una tercera parte para 2016 es pepino máximo en toda su expresión.

La ya ex-compañía de Spielberg, con Dean DeBlois y su equipo a la cabeza, ha conseguido crear un mundo completamente nuevo y en continua expansión, capaz de crear historias de enormes y espectaculares proporciones, sin renunciar a un humor sobresaliente y con un apartado técnico de auténtico escándalo. Y eso, por citar una pequeña parte del conjunto...

martes, 23 de septiembre de 2014

La gran familia española (2013)



¡Me cago en la puta! ¿Quién iba a pensar que España iba a llegar a la final del Mundial?”

Cada día me harta más el cine español. Ya estoy cansado de que me tomen el pelo con agresivas campañas de publicidad orquestadas por los medios de comunicación que PRODUCEN estas películas, sentarme a ver esa hiper maravilla y te encuentras con una bazofia similar a la de la otra vez que te engañaron. Me he negado a ver El Niño por esto mismo, porque ya no me fio ni un pelo y mira que tanto Luis Tosar como Daniel Monzón me encandilaron en Celda 211, gran excepción en nuestro cine patrio. 

El argumento es el siguiente: una familia de cinco hermanos y un padre asiste a la boda del benjamín. En este bodorrio todos tienen que arreglar los múltiples problemas que arrastran y además a estos genios se les ocurrió preparar la boda el mismo día del partido que marcará a toda una generación. Nadie se lo esperaba, o eso dicen. Claro, nadie se esperaba que la campeona de Europa, y el considerado ya antes del campeonato como el rival a batir, llégase a la final, pero hay que pensar que es publicidad gratis para una película que hubiera pasado desapercibida para el gran público sino fuese por ese detalle.

martes, 16 de septiembre de 2014

Las aventuras de Tadeo Jones (2012)


"Ya sabes cómo funciona: un pasito p'alante, un pasito p'atrás...
-¿Es de Albert Einstein, no?
-No, es de Ricky Martin, pero viene al pelo."



En España, empiezo a sospechar que además de conformistas somos, con perdón, un tanto idiotas. Y no lo digo por el público que gasta religiosamente su dinero cada semana para buscar un producto cinematográfico que le agrade, no. Lo digo por la prensa, los medios audiovisuales y hasta los programas especializados en cine, los cuales, en medio de una vorágine de orgullo sin paliativos, ensalzaron Las aventuras de Tadeo Jones al considerarla una proeza animada, algo digno de elogio y de reconocimiento en el panorama cinematográfico español.

¿Quiero decir con esto que la cinta que nos ocupa es el horror personificado? Para nada. Es inocente, a ratos entretenida y con una animación correcta, pero nada más. Aquí, programas como Todo Cine (de la extinta LaSexta 3) y todos los medios habidos y por haber entrevistaban, con la cabeza muy alta, a Enrique Gato, Michelle Jenner y demás artistas que aportaron su granito de arena al proyecto. Juan Magan no cuenta, eh.


domingo, 14 de septiembre de 2014

La casa de mi vida (2001)



“- Todos tenemos que morir algún día. Yo solo estoy en primera línea.
- ¡Pero me mentiste! Así que todo esto… He pasado aquí el verano solo por ti. Eres un egoísta, joder. Me has tenido aquí para conseguir que me cayeras bien.
- No, Sam. No intentaba conseguir caerte bien. Intentaba conseguir que me quisieras.
- Pues felicidades: te has salido con la tuya, cabrón.”

La verdad es que mi única intención a la hora de ver esta película era descubrir por qué Hayden Christensen fue nominado a un Globo de Oro por este papel. Quiero decir, le he visto en Star Wars y es bastante terrible Anakin. En Jumpers se defiende, pero no es que sea maravilloso. Y en Aprendiz de caballero daba vergüenza ajena. Pero en los tres casos es bastante culpa de unos personajes horriblemente construidos, así que después de que el Crítico de la Nostalgia me lo defendiera como un gran actor, decidí darle la oportunidad.

La historia de la cinta es otro de esos dramones que tan bien suelen funcionar y tanto me gustan. Kevin Kline hace de un tipo llamado George, un arquitecto que odiaba a su padre al que despiden después de veinte años, y que se vuelve puto loco y destroza la mitad de su oficina. Se larga y de pronto cae en redondo al suelo: tiene cáncer. Vaya por Dios.

viernes, 12 de septiembre de 2014

Los hombres que miraban fijamente a las cabras (2009)



“ –El teniente coronel Django ha usado los fondos reservados al proyecto para pagar prostitutas.
–¡Eso es mentira!
–Y para comprar drogas para él y sus hombres.
–¡Eso…! Bueno, ¡lo de las putas sí que es una sucia mentira!”

Volví a ver esta cinta el otro día, e inmediatamente me embarqué en una odisea de críticas, discusiones y análisis, en los que mucha gente demostraba odiarla bastante. Yo soy de los que no, como es obvio por el tipo de película ante la que no encontramos.

Valga decir, para empezar que Los hombres que miraban fijamente a las cabras no es un peliculón. Se puede considerar una película decente, sin más. Tiene cosas maravillosas y otras no tanto, y en general deja la sensación de que podía haber sido mejor. Pero tiene algo especial.

La historia se abre diciendo que “en lo que vais a ver hay más cosas ciertas de las que podríais imaginar”. Y es algo que no es impostura: la cinta está inspirada/basada/qué se yo en un libro que indagaba en las investigaciones del ejército de EE.UU. en los años 70 para utilizar elementos de la cultura New Age y lo paranormal en aplicaciones militares. Muy bizarro todo.

miércoles, 10 de septiembre de 2014

Hijos de los hombres (2006)



“A medida que desaparecía el sonido de las risas en los parques, la desesperación crecía. Es muy raro el silencio de un mundo sin voces de niños”

En estos momentos, Alfonso Cuarón es uno de los hijos predilectos de Hollywood. Es una persona que después de triunfos en el cine de su país natal, y una entrada en la meca del cine que si bien fue con paso firme, tampoco fue demasiado sonada, sorprendió dirigiendo proyectos de enorme importancia como la mejor película de la saga Harry Potter (El prisionero de Azkaban, por supuesto), la que hoy os traigo y, por supuesto, la reciente y aclamadísima Gravity (que como tantas otras obras que ganan el Oscar y se ven encumbradas hasta el hastío, no me molestaré en ver hasta que pase un tiempo).

La cinta que hoy nos ocupa se encuentra en el ecuador de sus grandes producciones (de las más conocidas por el público, al menos), y se basa en una novela de P. D. James que fue un fiasco, pero cuya adaptación cinematográfica recibió críticas bastante buenas. Y, curiosamente, una nominación al Oscar a Mejor Guión Adaptado, entre otras.

lunes, 8 de septiembre de 2014

Juego de espías (2001)



“—Por el amor de Dios, no se… no se puede intercambiar a esa gente como cromos de béisbol, ¡no es un puto juego!
—Oh, sí que lo es, eso es exactamente, y ningún juego de niños. Es un juego totalmente distinto. Es un juego serio, peligroso, en el que no puedes perder”

Nunca he ocultado mi predilección por el menor de los hermanos Scott. Puede que fuera un director bastante temático, que lo que en Ridley es (era) genialidad en él fuera simple buen hacer, y que su probablemente mejor película fuera la peor de Tarantino, pero siempre tuvo algo que me gustó. Además, hizo mi cinta de submarinos favorita, así que, qué demonios, justifico el cariño que le tengo.

Ese cariño, sin embargo, no me impide ver que, efectivamente, sin ser malo es un director que podría dar más de sí. Algo más de interés en las historias, algo más de factura… cumple, pero no sorprende. Eso es lo que le ocurre, por desgracia, en Juego de espías.

La trama nos presenta a Nathan Muir, un agente de la CIA en su último día de trabajo en el que, casualmente, todo se tuerce: Tom Bishop, un joven agente al que él entrenó y básicamente enseñó todo lo que sabe, es capturado en una operación para liberar a un preso de una cárcel china, de la que sus superiores no sabían nada. Se inicia una carrera contrarreloj por salvar a Bishop, que será ejecutado a la mañana siguiente y que consiste en, básicamente, tener a Muir dos horas contando sus peripecias con Bishop a lo largo de los años.


sábado, 6 de septiembre de 2014

Ahora o nunca (2007)



“Ojalá te hubiera conocido antes de estar muertos”

A veces (a menudo, de hecho), para realizar una gran película basta con tres simples cosas: un buen director, unas buenas actuaciones a los mandos, y una historia interesante o bien contada (o ambas).

Lo primero es algo innegable cuando vemos que la cinta la firma Rob Reiner, un hombre que no logro entender cómo solo tiene una nominación a los Oscar después de haber dirigido This is Spinal Tap!, La princesa prometida, Algunos hombres buenos, Misery y Cuando Harry encontró a Sally, entre otras (al menos los Globos de oro han sido algo más justos con él, y aunque no ha ganado ninguno, ha logrado nueve nominaciones).

jueves, 4 de septiembre de 2014

El origen del planeta de los simios (2011)



“- ¡Quítame las zarpas de encima, sucio mono!
- ¡¡¡NOOOOOOO!!!”

El planeta de los simios es una de las sagas más míticas del cine de ciencia ficción. Las cintas originales dejaron tras de sí alguno de los momentos y las frases más míticas de la historia del cine, y demostraron dos cosas: cómo da un giro de guión magnífico al final de la cinta; y cómo continuar una saga perdiendo cada vez más el norte en un sinfín de películas que sentido tenían poco. Además, tenían a Charlton Heston molando mucho, y al Dr. Zaius, a quien todos queremos.

Por eso, no extraña que en una época de remakes fuera uno de los grandes objetivos. Tras un tímido intento de relanzar la saga hace ya 15 años, capitaneado por Tim Burton y que no cuajó demasiado (personalmente, me pareció una película aceptable, aunque no estaba ni por asomo a la altura de la original), volvió a reiniciarse la saga en 2011, pero esta vez con las cintas en orden cronológico real, y de este nuevo intento veíamos el estreno hace pocas semanas de su segunda parte, El amanecer del planeta de los simios, que nos reseñaba Adrián aquí.

martes, 2 de septiembre de 2014

El discurso del rey (2010)



“- Soy de la opinión de que inhalar humo provoca la muerte.
- Mis médicos dicen que relaja la garganta.
- Son idiotas.
- Todos ellos son caballeros.
- Entonces son oficialmente idiotas.”

Hasta 2010, Tom Hooper no existía.

A ver, entendámonos. El tío era un maestro en la realización de series y miniseries para televisión, algo que le valió incluso un Emmy. Su opera prima en el cine le consiguió algún que otro premio en festivales internacionales. E incluso había dirigido esa fabulosa miniserie protagonizada por Paul Giamatti para la HBO, John Adams. Pero a efectos prácticos, no fue hasta su tercer largometraje que el mundo en general conoció su nombre.

Y es que es normal, si el largometraje que presentas es El discurso del rey, y arrasa en unos Oscar tan reñidos que en ese año competían a Mejor Película Cisne negro, El luchador, Origen, La red social, Toy Story 3, o Valor de ley, por citar solo las más representativas de ese año. Y con esa competencia, de 12 nominaciones, la cinta de Hooper se llevó a casa cuatro de las grandes: Película, Director, Actor y Guión original.

domingo, 31 de agosto de 2014

La trama (2013)




“La gente normal no lo entendería, pero yo sí: nosotros infringimos porque podemos. Infringimos porque nos gusta”

Hablábamos hace poco de cómo unas buenas actuaciones pueden hacer que una película decente se convierta en una gran película; sin embargo, también se da el caso (casi más habitual) de que ni siquiera grandes actuaciones puedan salvar una película condenada a la mediocridad. Por algún motivo, es una tendencia muy fuerte en thrillers, incluso de grandes directores (estoy pensando en Lo que la verdad esconde de Zemeckis, por ejemplo), y es lo que sucede en La trama.

Desde que oí hablar de esta cinta le tenía bastantes ganas. Cierto es que la temática de thriller político no es mi favorita, y que la única película que he visto de Alen Hughes, El libro de Eli, no es una maravilla, pero me resultó entretenida un rato. El reparto, además, venía con mucha fuerza (el tándem Russell Crowe – Mark Wahlberg funciona a la perfección) y había algo en la película que prometía.

viernes, 22 de agosto de 2014

Airbender, el último guerrero (2010)


"Si el personaje no puede expresar ninguna emoción, ¿por qué debería la audiencia expresar alguna emoción?"


La frase con la que empieza esta reseña no aparece en la película, mal me temo. ¡Ojalá! No, chicuelos, no, esta lapidaria sentencia fue la conclusión a la que llegó Doug Walker, conocido popularmente como Crítico de la Nostalgia (uno de los mejores críticos de cine y Youtubers en general de este nuestro planeta) una vez vista esta cosa. Y es que él, como yo, y como muchísimos más de mi generación, es un fanático y fiel seguidor de esa magnífica serie de Nickelodeon que fue Avatar: la leyenda de Aang, historia basada en un mundo fantástico donde varios reinos tienen el poder de controlar los elementos del mundo a su voluntad. Hasta que Shyamalan atacó.

Una vez vista esta aberración, voy a tomarme esta crítica, básicamente, para desahogarme todo lo que pueda. Ya sabía que la película era mala sin verla: tráilers, videos, parodias y aquí nuestro pobre jefe, que ya me advirtió de los peligros del indio Apu de Hollywood. Pero, como amante eterno de esa obra de arte que fue la serie, tenía que verlo de verdad con mis propios ojos. ¡Quién sabe, quizás tuviese algo bueno, algo que conservase el espíritu del producto original y que la librase de llevarse menos de un 3! Craso error.


jueves, 21 de agosto de 2014

2001: una odisea del espacio (1968)


“Dave… Sé que usted y Frank estaban planeando desconectarme, y me temo que eso es algo que no puedo permitir que suceda”

Últimamente me he encontrado con varias personas que me decían no haber visto (o no ser conscientes de haber visto) ninguna película de Kubrick, y me pedían recomendaciones. Habitualmente mi respuesta era la misma: “casi todo lo que hizo merece la pena. Empieza por cualquier cosa, excepto por 2001”. Y no deja de tener gracia, porque esa fue la primera cinta de Kubrick que yo vi, siendo todavía un chaval, y a día de hoy sigue siendo mi película favorita del director (y la que me convirtió en fan acérrimo suyo y de Clarke).

Creo, sin embargo, que es algo totalmente justificado. Personalmente, creo que 2001: una odisea del espacio es la obra maestra de Kubrick. Es posible que no sea la más pulida en sus apartados (eso quedaría para Senderos de gloria, probablemente), la más grandiosa (punto para Espartaco, y los problemas míticos que tuvo), la más entretenida (Teléfono rojo: volamos hacia Moscú), la más ambiciosa en lo técnico (Barry Lyndon) o la más emblemática/recurrente en la cultura popular (La naranja mecánica, El resplandor, La chaqueta metálica). No, probablemente no es nada de eso, pero tiene algo que la eleva por encima de las demás: su fuerza simbólica. Su magia. Eso que la hace ser historia del séptimo arte, de manera indiscutible, y la hace brillar con luz propia por encima de las demás.

lunes, 18 de agosto de 2014

¡Rompe Ralph! (2012)



“¡Soy un malo, y eso es bueno! ¡Jamás seré bueno, y eso no es malo! Y no me cambiaría por nadie...”

Ocurre de vez en cuando que veo una película y pienso “¡dioses, esto mola!”. La veo una segunda vez y pienso “¡joder! Mola más de lo que pensaba”. Y luego imagino que todo el mundo estará hablando de esa película o, si tiene ya algún tiempo (si no es un estreno, vaya, que con que pasen un par de años me basta), pues se convierte en un referente y la gente la menta. Y entonces me encuentro con que no.

Eso es lo que me ocurre con ¡Rompe, Ralph!, y me sorprende bastante. No solo porque todas las nominadas a los Oscar de animación en los últimos años son películas que han dado mucho que hablar (empezando por El viento se levanta, Frozen, Érnest & Celestine, Gru 2, o incluso Los Croods en los últimos; Frankenweenie, ParaNorman y Brave el año pasado; y Rango, Kung-Fu Panda 2, Chico & Rita o El gato con botas el anterior), para bien o para mal. De todas ellas, sin embargo, ¡Rompe Ralph! es de la que menos he oído críticas. Buenas o malas.

sábado, 16 de agosto de 2014

Guardianes de la Galaxia (2014)


 Tú lo has dicho mamón, somos los guardianes de la galaxia.


Espero que todos ustedes hayan disfrutado de las maravillosas reseñas que nos ha regalado el jefe  sobre la saga completa de Star Wars, con todo el trabajo que ello significa, sobretodo el sacrificio y el horror que supone  oír cualquier supuesto chiste de Jar Jar Binks o un diálogo romantico entre Anakin y Padmé. En serio, Jorge, gracias por el curro que has hecho.


Pero vayamos a lo que nos ocupa: uno de los estrenos más esperados del verano, el comienzo de unanueva saga de Marvel, Los Guardianes de la Galaxia. ¿Qué nos podemos esperar cuando nos sentemos en nuestras butacas rodeados de palomitas? Pues para no perder la costumbre en este blog tenemos una Space Opera de factura bastante clásica y sin excesivas pretensiones, que como hizo anteriormente el comic del que está basado, bebe directamente de Star Wars.


La historia nos lleva a Peter Quill (Chris Patt), quien se hace llamar Star-Lord, un saqueador que ha encontrado un orbe que resulta ser un objeto codiciado por varios de los seres más poderosos de la galaxia como Thanos, el Coleccionista y especialmente Ronan el Acusador (Lee Pace). En su viaje trata de venderlo al mejor postor acompañado por la asesina Gamora (Zoe Saldana), Groot (Vin Diesel) un arbol humanoide, Rocket (Bradley Cooper) un cínico e irascible mapache y Drax el Destructor (Dave Bautista, más conocido como Batista) un guerrero que busca vengar a su familia.

jueves, 14 de agosto de 2014

Siete psicópatas (2012)



“- ¡Las manos arriba!
- No
- ¿Qué? ¿Por qué?
- No tengo ganas.
- ¡Pero voy armado!
- Me da igual.
- ¡Eso no tiene sentido!
- Qué pena…”

Por una vez, voy a hacer algo que no suelo hacer: voy a empezar la crítica con el tráiler de la película. Que es uno de los tráilers más geniales que haya visto en mucho tiempo. Y luego ya, al lío.

No sé mucho sobre Martin McDonagh. Sé que es irlandés (se nota un huevo), que se llevó un Oscar por un corto y que su primera película, Escondidos en Brujas, gustó a muchísima gente, pero a mí nunca me terminó de convencer. Sin ser mala, sentía que le faltaba algo. Poco más sé sobre él, aparte de que esta es la tercera vez que veo Siete psicópatas, y es la tercera vez que me paso dos horas pegado a una pantalla disfrutando como un enano con sangre, violencia, comedia negra y surrealismo, como con el mejor Tarantino.

La comparación no es ociosa, aunque pueda parecerlo. Hay mucho del de Tennessee en este film. Obviamente, no lo voy a comparar con Pulp Fiction o con Django Desencadenado. Habrá a quién le guste y a quién no, pero lo que hace Quentin es ya historia del cine. Lo que hace McDonagh no, ni pretende serlo… pero en lo que a buen hacer y entretenimiento se refiere, no se queda atrás. Le falta, en todo caso, el sello personal.

lunes, 11 de agosto de 2014

Terminator 2: el Juicio Final (1991)



"Está en vuestra naturaleza destruiros mutuamente".

Hablemoh de James Cameron, pequeños saltamontes. Amado y odiado a partes iguales. ¿Cómo lo hace el bribón? Bueno, en mi opinión, creo que el amigo James tiene lo que llamamos el síndrome del director cumplidor. O lo que es lo mismo, crea películas francamente buenas, pero que no llegan a obras maestras aunque la gente o la crítica se corran con ellas. Titanic, Avatar, AliensMentiras arriesgadas... especialmente las dos primeras podrían considerarse como las películas más infladas y sobrevaloradas de la historia. ¿Son malas acaso? Ni de coña, ni de lejos, ni por asomo. Son fenómenos rodados de forma efectista y que saben darle al público lo que quieren, y al crítico, hasta cierto punto. Pero ninguno de los dos puede decir que el producto es malo. Aunque lo intenten.

No obstante, creo que Cameron sí puede presumir (y no sé si queriendo o sin querer) de haber creado una obra maestra en un género concreto. Y es que Terminator 2: el Juicio Final supuso un antes y un después en las películas de acción. No hay discusión, no hay parangón, no se puede comparar a otra. Y lo mejor es que por cada año que pasa envejece mejor. ¿Qué guarda la secuela de una cinta de culto de poco presupuesto para merecer tanta alabanza de forma (esta vez sí, Cameron) justificada?


sábado, 9 de agosto de 2014

Star Wars Episodio VI – El retorno del Jedi (1983)


“- Maestro Yoda, usted no puede morir.
- Poderoso soy por la Fuerza, pero no tanto”

(AVISO: LA SIGUIENTE CRÍTICA PUEDE CONTENER SPOILERS DE LOS EPISODIOS I A VI DEL UNIVERSO STAR WARS, ASÍ COMO DE OTRAS OBRAS CANON. SE RECOMIENDA NO LEERLA SI NO SE HAN VISTO LAS SEIS PELÍCULAS DE LA SAGA)

(Atención: la reseña está realizada en base al montaje para DVD que realizó George Lucas, con añadidos mierder y demás)

Un año ha transcurrido desde el coitus interruptus de la cinta anterior, y esta da comienzo con la fabulosa idea de, básicamente, no mostrarnos todo lo sucedido. No es que preocupe mucho, dado que por lo poco que podemos averiguar en conversaciones androidíacas, ese año lo han pasado de daikiris en Jamaica, aprendiendo a usar la mano robótica, o cosas así.

El asunto empieza cuando C3PO y R2D2 van a visitar a Jabba el Hutt. Luke aparece en un holograma para decirle al gusano tocho que le revende los androides a cambio de su amigo Han, pero el otro es un gordo avaricioso y se lo queda tó. Pone a currar a los androides en cosas y se monta unas orgíacas donde suena música bizarra y seres extraños bailan medio en pelotas (¿de verdad era esto necesario, George?).

viernes, 8 de agosto de 2014

Star Wars Episodio V – El Imperio contraataca (1980)



“Hazlo o no lo hagas, pero no lo intentes”

(AVISO: LA SIGUIENTE CRÍTICA PUEDE CONTENER SPOILERS DE LOS EPISODIOS I A VI DEL UNIVERSO STAR WARS, ASÍ COMO DE OTRAS OBRAS CANON. SE RECOMIENDA NO LEERLA SI NO SE HAN VISTO LAS SEIS PELÍCULAS DE LA SAGA)

(Atención: la reseña está realizada en base al montaje para DVD que realizó George Lucas, con añadidos mierder y demás)

Han pasado tres añicos desde que nuestros rebeldes favoritos hicieran pedazos la estrella de la muerte, asín que ahora se pasan el día de vacaciones fresquitas en el mundo helado de Hoth, investigando cosas, explorando, reventando sondas imperiales, comiendo gambas y, en general, viendo cómo se les congelan los cojoncios.

Como no todo puede ir bien eternamente, pronto se monta un pifostio de la leche. Luke, que ahora es comandante y tiene la cara hecha un mapa (pilotar naves se le da mejor que conducir coches), está reconociendo el terreno él solo, porque es así de chulo, y entonces viene el Yeti y le deja medio tonto y se lo lleva a su cueva, para violarlo, o comérselo, o algo. Yo no sé, pero algo va mal en un ejército cuando un tipo que se supone que es Jedi en prácticas y que ha tardado escasos tres años en convertirse en comandante es sorprendido por la espalda por un mono gigante. A lo mejor por eso el Imperio les da cera caliente.

jueves, 7 de agosto de 2014

Star Wars Episodio IV – Una nueva esperanza (1977)



“La Fuerza estará ya contigo. Siempre.”

(AVISO: LA SIGUIENTE CRÍTICA PUEDE CONTENER SPOILERS DE LOS EPISODIOS I A VI DEL UNIVERSO STAR WARS, ASÍ COMO DE OTRAS OBRAS CANON. SE RECOMIENDA NO LEERLA SI NO SE HAN VISTO LAS SEIS PELÍCULAS DE LA SAGA)

(Atención: la reseña está realizada en base al montaje para DVD que realizó George Lucas, con añadidos mierder y demás)         

Es esta una cinta muy mítica en la saga por muchos y obvios motivos: para empezar, fue la primera de la saga; para seguir, fue la última (cronológicamente dentro del universo) en que Obi-Wan estaba en RGB, y no de ese azul rarito, y también la única en que no vemos a Palpatine; y para terminar, era esta la única película que se pretendía hacer de Star Wars (de hecho, al principio ni se llamaba “Una nueva esperanza” ni aparecía como “Episodio IV”). Pero claro, George vio la pasta que le daría esto y… bueno, por una vez hizo bien.

La trama se sitúa cosa de… muchos años después del Episodio III. Estará por ahí, con las cronologías que se hacen en base a la batalla de Yavin, pero paso de buscarlo. Digamos que 25 años más tarde, que suena coherente, dada la edad de Luke y Leia. No, espera, no me jodas. Que tienen 19 años. Y Han Solo 29. Estás tú que me lo creo. Pobres Mark Hamill y Carrie Fisher.