sábado, 27 de diciembre de 2014

Big Hero 6 (2014)


"En una escala del 1 al 10, ¿cómo evaluarías tu dolor?"


La última crítica que voy a hacer este año probablemente sea una de las más placenteras que recuerde. La ocasión lo merece por partida doble: el estreno ha llegado en fechas navideñas y aspira muy mucho a llevarse algún premio en su categoría en más de un festival, gala o lo que se precie el año que viene. Y es que Big Hero 6 partía con grandes expectativas que ha cumplido sobradamente y dejando el listón muy alto para futuras cintas de Disney.

Esta vez, el gigante americano que todo lo compra y todo lo posee se ha permitido el lujo de aprovecharse de la adquisición de Marvel para crear una aventura de tintes heroicos, fantasiosos, aventureros y donde la amistad y la tecnología se unen para dejarnos un clásico que sentará cátedra, a pesar de que dentro del conjunto la base desde la que parte no sea especialmente original.




Inspirado en un cómic de la propia Marvel, la historia la vemos desde los ojos de Hiro Hamada, un niño prodigio que vive en la futurista ciudad de San Fransokyo y que sueña con emular las hazañas de su hermano mayor, Tadashi, y de sus extravagantes compañeros en la prestigiosa universidad de la ciudad y convertirse en un inventor de renombre. Pero la desgracia golpeará su vida como nunca tras un devastador giro de los acontecimientos, momento en el aparecerá en su existencia esa masa blanca y blandita que tanto ha flipado a la gente en los tráilers: Baymax, una de las últimas creaciones de Tadashi, un robot hecho para servir de forma eficiente y con el que a lo largo de la peli formará con el joven un lazo inquebrantable.

Además de esto, en la trama también encontramos un villano (tenía que aparecer) con misteriosos intereses, un gran papel de los amigos universitarios de Tadashi, que acabarán ayudando a Hiro en su lucha no sólo contra el enemigo, sino también contra sus propios problemas y un entorno espectacular y propicio para que disfrutemos de 100 minutos maravillosos de animación de mucha calidad.


Disney ya había dejado el listón alto gracias a Frozen, un musical que el año pasado nos sorprendió recuperando de forma notable un género olvidado y casi maldito hasta entonces. No obstante, Big Hero 6 ha conseguido llevar las emociones a un nuevo nivel y crear una película prácticamente redonda. Ningún personaje resulta molesto o cansino (pese a que la práctica totalidad de los amigos de Tadashi se basan en estereotipos varios: la empollona, la rebelde, el friki...), y es muy fácil que empaticemos rápidamente con las dos principales relaciones que podemos ver a lo largo de la peli: el vínculo fraternal entre Hiro y Tadashi y el de amistad entre Hiro y el gigantón Baymax, probablemente uno de los mejores personajes jamás creados por el estudio.

La cinta podría dividirse en dos partes bien diferenciadas: una más tranquila e introductoria, donde todo se desarrolla con una normalidad (interrumpida por algún que otro momento bastante oscuro) y la parte épica propia de pelis como Los Vengadores, Guardianes de la Galaxia o similares. Ambas encajan a la perfección y se unen para crear un largometraje variado, incluso doloroso por momentos, pero enormemente placentero de principio a fin, a pesar de que no aspire a convertirse en un fenómeno de masas apto para el merchandising más bestia.


Y los principales culpables de este disfrute son Hiro y Baymax, uno por su afán de superación y progresiva madurez durante la aventura, y el otro por ser un gigantesco muñeco Michelín achuchable, carismático y endiabladamente divertido. Y es que gracias a él los chistes son el doble de divertidos, las emociones el doble de intensas y el clímax el doble de bueno. Creedme, cuando salgáis del cine lo primero que haréis será querer compraros un peluche Baymax sólo para sentiros un poco mejor, porque la peli deja con ganas de más. De mucho más.

A pesar de que, como ya he dicho, el argumento no diste mucho de la peli de superhéroes al uso, sí que sabe añadir elementos propios para dejar su propio sello, gracias al brillante uso de los sentimientos dentro de la historia, sin llegar a caer nunca en el drama más serio o la ñoñez más superlativa, y de un humor que funciona bien durante casi toda la totalidad de la cinta, salvo excepciones contadas.


Todo ello arropado por un apartado técnico de aúpa en todos los aspectos. La recreación de San Fransokyo y las escenas de acción impresionan desde el primer minuto, utilizando además un uso de la física bastante realista a la hora de recrear a Baymax. El doblaje en castellano está a un gran nivel, aunque haya cagadas gordas en la traducción (el nombre de Hiro se pronuncia con la "h" muda) y la canción de los créditos en nuestro idioma sea, como de costumbre, muy horrible, algo que compensa la magnífica banda sonora de Henry Jackman, que funciona en todas las situaciones posibles durante la aventura.

Así que ya sabéis: estas navidades tenéis una cita con el mejor Disney, otra vez. Este año volviendo a dar un paso al frente y cambiando sustancialmente de historia, pero siendo todavía mejor que de costumbre. Tiene defectos, evidentemente, pero Big Hero 6 es sin duda uno de los estrenos del año y una seria opción para llevarse la estatuilla en su categoría el año que viene. Entre Cómo entrenar a tu dragón 2 y esta la única que podría tener algo que decir es la última cinta de Takahata, El cuento de la princesa Kaguya, pero hasta el año que viene no podremos comprobarlo en España...


De modo que, de momento, es tiempo de volar, de reír, de llorar y de maravillarse con Baymax, Hiro y sus demás compañeros de peripecias en una genial epopeya que no olvidarás en mucho tiempo. Y acompañada del magnífico corto Buenas migas previo a la peli, que sin ser lo mejor que se ha hecho en su género os sacará más de una sonrisa. Como ya dije el año pasado: asi sí, Disney.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

LO MEJOR: historia redonda y entretenida, música y animación sobresalientes, variedad, el maravilloso Baymax...

LO PEOR: tampoco se puede decir que su planteamiento brille por su originalidad. Algún chiste mal hilvanado y ciertas cagadas en la traducción, que ya empiezan a desesperar.


NOTA: 8,25/10. Para niños y mayores, es una excelente opción para recuperar la ilusión de que en estas fiestas merece la pena gastar dinero en una entrada. Disney, de nuevo aspirando a grandes cotas.

-------------------------------------------------------------------------------------------------------------

1 comentario:

  1. Mi hermano la vio ayer y le gustó. A lo mejor le echo un vistazo.

    ResponderEliminar