sábado, 29 de abril de 2017

Alien³ (1992)


"Llevas tanto tiempo en mi vida que ya no recuerdo nada más"

Jorge: Hasta ahora, había cierto acuerdo. Aunque algunos puristas rechazan la cinta de Cameron, la mayoría coinciden (coincidimos) en que tanto Alien como Aliens merecen la pena, cada una a su manera. Ahora bien, con Alien³ comienza la división: el punto más bajo de la saga para muchos (la mayoría), una obra mediocre, pero no tan terrible como su secuela, Alien: resurrección (para otro grandísimo número de gente, aunque algo menor), y una gran película solo comparable o incluso (sic) mejor que Alien, para gente con un criterio un tanto peculiar. Adrián y yo no somos extraños a ese enfrentamiento y representamos los dos primeros grupos de gente: él cree que es la peor de la cuatrilogía central, y yo creo que es una caída que no haría sino caer más bajo. Cuenta a qué nos enfrentamos, Adri.


Adrián: Nos enfrentamos a un sinsentido que no hacía falta rodar. Es un monstruo de Frankenstein de diversas ideas que colisionan en un film que mezcla sectas religiosas, cárceles, sexo sin sentido, autopsias, cortes de pelo y embarazos no deseados. Todo un cóctel molotov que es resultado de una redacción del guión realmente traumática.



J: No tan rápido, vaquero. No tan rápido, porque varios de los aspectos que has mencionado los llevan a cabo en Alien: resurrección de manera mucho más exagerada, PERO NO VAMOS A ENTRAR EN ESO AÚN. La premisa de esta cinta es simple, pero dolorosa, y en ella están concentrados quizás los aspectos más criticados de la cinta: la Sulaco, la nave en que escapaban Ripley, Newt y Higgs al final de Aliens, lleva un huevo de xenomorfo en su bodega de carga. Un facehugger sale de ella, vaga por la nave, destroza cosas, provoca que la cápsula de salvamento sea lanzada, y ésta se estrella en un planeta-prisión donde tan solo hay hombres “con la enfermedad del doble cromosoma Y”. Newt muere, así como Hicks, y Ripley queda impregnada con una reina alien. And then, madness begins.


¿Qué hago yo aquí? ¿Qué mierda es esa de un huevo en la nave? ¿Por qué este ensañamiento con Newt? ¿Por qué esta película?


A: Los veinte minutos es un ensañamiento sin sentido contra Newt. Mientras la muerte de Higgs es olvidada, el cadáver de Newt es mostrado - no a cámara - para luego sufrir una autopsia y ser definitivamente quemada. Así sin más. No se preocupan por hacernos saber cómo demonios hay un huevo en la nave, cómo le dio tiempo a la reina a ponerlo o por qué no lo descubrieron antes. También desde el principio hay una relación romántica con el médico en base a:


-Creo que escondes algo, dímelo.

-¿Te resultó atractiva? Follemos.


Pero para que no veas que soy un hater, voy a remarcar una de las mejores escenas de la saga: el entierro con cantos de la Biblia mientras un nuevo Alien nace.


J: Ya me había decidido a hacer de abogado del Diablo y limitarme a justificar lo que no creo que sea tan terrible, pero para no hacerte quedar como Satán añadiré mi odio personal. Con respecto al ensañamiento, discrepo: tiene todo el sentido la autopsia de un cadáver que, sospechas, ha sido infectado con un chestburster, que podría seguir ahí. La relación con el médico me parece más sexual que romántica, y hay química suficiente entre Charles Dance y Sigourney Weaver como para que funcione. Aunque sea estúpido que se mientan constantemente. En cuanto al huevo, no puedo menos que darte la razón: la película está plagada de lagunas narrativas, siendo una de ellas el cómo llegó el huevo a la Sulaco (no hay una única respuesta, pero mi teoría favorita es la que responsabiliza de ello a Bishop, también por comentarios de este más adelante en la cinta) y otra el cómo Ripley está impregnada con un embrión de reina, y cómo un solo facehugger ha podido atacar tanto a Ripley como a un buey/perro (la respuesta sí es única en este caso: se trata de un Royal Facehugger, ligeramente distinto a los normales, capaz de infectar a varios anfitriones, a uno de ellos con una reina y… básicamente imposible de distinguir si solo muestras durante 2 segundos su cuerpo, desde lejos, y no explicas nada). Dicho todo este tochazo, no olvidemos que el de las lagunas era un problema compartido con Aliens, si bien en menor medida en la de Cameron.


A: Por supuesto, los problemas se prolongan con el paso del metraje. Los protagonistas se preocupan más de que Ripley ande sola que de que vayan apareciendo cadáveres por doquier. Es una cárcel de máxima seguridad… en la que no tienen armas. Por tanto, para enfrentarse con el Alien deben de encerrarlo. Cosa que consiguen, pero para que la película siga dejan que un imbécil suelte al Alien sin ninguna razón.



¿Mami, eres tú?

J: Técnicamente, es una prisión clausurada en la que antiguos reclusos han decidido quedarse a vivir. La ausencia de armas no es tan descabellada, y sobre todo obliga a los protagonistas a enfrentarse al xenomorfo con astucia y sin apenas recursos, en una vuelta espiritual a la primera cinta. Pero… Sí, hay cosas sin ningún sentido. El loco (el Octavo Doctor, para fans de Doctor Who) que suelta al xenomorfo sin motivo, una Ripley que absurdamente oculta lo que sabe a la única persona que da visos de creerla. ¿La culpa? Tal vez, y solo tal vez, de ese traumático guión hecho a base de retales y que resulta de manera muy irregular.


A: El guión es catastrófico. Ni siquiera alguien con el talento de David Fincher pudo sacarlo adelante. El pobre se comió un buen marrón en su debut en el cine. Acabó aborreciendo la cinta y renegando sobre ella. De hecho, creo que la versión extendida del director se hizo sin su beneplácito. Tampoco pudo encargarse del montaje. Pero, a pesar de eso, Fincher no solo hace lo que puede, sino que realiza un buen trabajo. La puesta en escena es realmente buena. En algunos momentos consigue estar cerca del terror de la de Riddley Scott y las tomas con el punto de vista de la criatura funcionan. El guión es harina de otro costal. Ya que estamos, ¿quiénes se encargaron de esto?


J: Creo que esa es la pregunta que todo el mundo se hace. En IMDB aparecen seis personas responsables de los créditos, entre ellas David Giler y Walter Hill, que habían trabajado en el guión de Aliens (y producirían varias cintas de la saga). Pero no queda ahí la cosa: ocho personas (incluyendo a Fincher, o a gente como David Twohy, el genio detrás de Pitch Black, y de decenas de guiones de acción y sci-fi míticos) exigieron crédito por el guión o la historia, y otras cuatro podrían haberlo hecho. Contar lo tortuoso del proceso de producción daría, sin duda, para otra reseña entera. U otros cientos de ellas.


Alien siempre ha tenido un negro carismático. O que lo intenta.


A: La duración es otro gran problema. Son dos horas y media en la que en varios momentos todo está a punto de descarrilar. Además la película nunca termina de coger el ritmo del todo. Cuando no tienes sexo, tienes ¿humor?, un ataque o parafernalia religiosa. Todo mezclado en un batiburrillo.


J: Bueno, los toques de humor están presentes en toda la saga, y aquí siguen a niveles sutiles (y el sexo / esa relación con el médico no dura ni 20 minutos del metraje total). Sí es verdad que hay una cierta mezcla extraña de elementos, retazos de todos esos guiones hechos mal y deprisa y en una producción de apenas cinco semanas. En cuanto a las dos horas y media son, sin duda, excesivas; con todo, el montaje extendido (el de cine apenas roza las dos horas) es superior en varios aspectos al comercial, empezando por una mayor cercanía a la visión de Fincher, y siguiendo por una mayor coherencia interna. Pero vamos a otro aspecto ampliamente criticado: el xenomorfo.


A: El xenomorfo nace de un animal, así que su diseño vuelve a variar para tener cuatro patas y ser más similar a un perro cazador. Aquí los efectos especiales naufragan por completo, y lo que realmente da miedo es como se aproxima un CGI horrible. Eso sí, protagoniza a uno de las escenas más icónicas, que es ver como el Alien olfatea a Ripley embarazada de uno de ellos.


Podría ser peor. Podría ser un alien albino como en la próxima.


J: Tengo que detenerte ahí, vaquero. Al contrario de lo que dices, y la mayoría de la gente piensa, el xenomorfo no es CGI (salvo en la escena en que muere), sino una marioneta posteriormente animada por ordenador, en la misma línea de lo que sucedía en Parque Jurásico.


A: Pues es horrible.


J: El problema es la animación en sí. La marioneta está bien realizada y en algunos momentos la animación es más que aceptable (el nacimiento, por ejemplo) y, de hecho, mejor que los ya envejecidos efectos de algunas escenas de anteriores entregas (el primer chestburster, de Alien, es MUY falso). Ahora bien, para realizar movimientos tan rápidos, la tecnología estaba en pañales, y se ven unos cromas y unos bordes que crean un efecto horrible. Dicho eso, el xenomorfo es para mí uno de los grandes aportes de Alien³ a la franquicia, incluso mayor que el de la Reina Alien, aunque sea menos icónico: es la primera cinta en la que vemos que un xenomorfo nacido de un anfitrión no-humano adquiere las características del mismo. El llamado “Runner”, nacido del perro (en cine) o buey (en versión extendida), dio pie a un sinfín de exploraciones de este concepto, que iban de lo más clásico y lógico (los gigantescos Ultramorfos nacidos de los Ingenieros en las precuelas) a lo más… En fin. Dejaré que juzguéis vosotros al xenomorfo-cocodrilo de Batman / Aliens.


Esto es brutalmente genial


A: Ahora vayamos a los personajes humanos. Lo primero es la colección de pirados y lunáticos a cada cual peor que se encuentra Ripley.


J: Son una mierda. Siguiente pregunta.


A: Con la salvedad del médico con el que tiene una relación basada en el sexo, las mentiras y ya, porque rápidamente muere. Una pena que se desaproveche así a Charles Dance, conocido por Juego de Tronos para los millennials. ¿Qué tal ves a Ripley en esta película?


J: Para mi gusto, Ripley está en su mejor interpretación de toda la saga, aunque sé que no es la opinión más popular del mundo. Es la única que se salva del reparto humano, con la salvedad del médico (Dance) y el loco Golic (Paul McGann). Hay un buen reparto de secundarios, entre los que están Pete Postlethewaite, Charles S. Dutton, o Brian Glover, pero todos ellos desperdiciados en personajes que, si bien no son tan estereotípicos como los marines de Aliens, son a la larga mucho menos interesantes.


A:  Pues fíjate. Te concedo la razón con lo de Sigourney Weaver.


J: Bueno, entonces a cambio me toca destacar algo que odio de la película. Y voy a escoger algo en lo que la mayoría de la gente no se fija. La chorrada de justificar de manera genética la propensión a la violencia de los presos, que utiliza una enfermedad real (si con “doble cromosoma Y” se refieren a XYY, claro, y no a YY como dice alguna gente por ahí, porque es, básicamente imposible) y la estigmatiza bastante a lo bestia basándose en estudios de ciencia dudosa. No es lo único que odio de la película, claro, pero entre todos sus agujeros, es el único que no me parece inocuo.


A: Antes has afirmado que el humor es sutil. No sé qué entiendes por sútil, porque los presos parecen hacer inteligentes a Donald Trump.


J: Con sutil me refería a que no se le da mucho tiempo de metraje. En todo caso, te recuerdo que estamos ante una saga que comenzó con dos mecánicos que eran el estereotipo del obrero soltando piropos machistorros, siguió con marines bromeando sobre si confundían con un hombre a una mujer armada, y culminó en la cuarta entrega con un Ron Perlman que parecía un babuino en celo cada vez que bromeaba sobre algo. Yo, personalmente, no veo mucha diferencia del tono aquí. Dicho esto… ¿Qué opinas de la ambientación?


A: Es una vuelta a los orígenes. Estamos en una prisión que sirve como fábrica siderúrgica. Es un escenario perfecto para que los presos corran para salvarse de un xenoformo que no ha perdido un ápice de mortalidad. Ya he dicho que lo mejor de la película es la puesta en escena. Si no fuese un puré de ideas vomitadas que se alargan hasta la extenuación, podríamos haber tenido algo aceptable. La música es otro aspecto a destacar.

Yo quería salir un poco más, que para eso me he ido de Poniente


J: Coincidimos, pues. ¿Es este entonces tu veredicto? 


A: Pues a grandes rasgos sí. Es un engendro al que le cuesta respirar en cada momento. Pero no luce mal y tiene alguna cosa que Fincher consigue que funcione. Pero es como tener branquias y pulmones, no va a salir bien. Por eso creo que este es el punto más bajo de la franquicia. Alien 4 sí que sabía a donde dirigirse, y en ningún momento aburre. Alien 3 no tiene nada que la unifique, si eso la maternidad de Ripley (otra vez), lo malo que es la empresa (otra vez), el miedo que se tienen hacia los aliens (sí, otra vez) y un sacrificio final que es estéril y malo.  


J: Discrepo mucho con lo de Alien: resurrección (aunque ya explicaré por qué es tan deleznable. Además si hablamos de ideas recicladas no creo que Whedon y Jeunet puedan abrir mucho la boca), y con lo de ese sacrificio final, que es perfectamente coherente con el personaje de Ripley (y el hecho de que sea estéril no es culpa de esta, sino de su secuela, exactamente igual que la culpa de que la salvación de Newt sea estéril es culpa de esta, y no de Aliens). En general, la veo una película mediocre, inconstante, indecisa, con ideas mal aprovechadas, con lagunas narrativas, necesitada de mejoras técnicas y excesivamente larga. O sea, que tengo bastantes peros. NO OBSTANTE, aporta muchísimo al universo de la franquicia, con la gestación del xenomorfo y con la escena más emblemática de la saga (el xenomorfo olisqueando a la pobre Ripley); recupera muy bien la tensión y el espíritu de la primera cinta; tiene puntos francamente buenos (la escena de la enfermería y el nacimiento del xenomorfo, sí, pero también los créditos iniciales, por ejemplo) y una música y una ambientación destacables; y, en general, demuestra que con un material nefasto y unas condiciones de producción horrendas se puede hacer un proyecto aceptable. O, al menos, un proyecto que no parte de una premisa absurda y sin ningún sentido científico, desarrollada de manera aún más absurda y mediocre, y sin aportar ni una sola idea original que merezca la pena. Ooops, creo que ya se ve por dónde van a ir los tiros el próximo día...


A: No adelantes, que te veo con ganas. Creo que es hora de cerrar Alien³.


J: Me ves con ganas porque es basura. Pero ya hablaremos de ello. Por mí, cerramos con esta mediocre Alien³ de Fincher, no sin antes decir: Jeunet, Whedon, podéis comerme los cojones. Buenos días, y buena suerte.

A: Ya nos veremos para cerrar Alien por todo lo alto. O no.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...