jueves, 19 de enero de 2017

Julieta (2016)


Quise que viviéramos lejos de la culpa. Y a pesar de mi silencio, te la contagié como un virus.

Hay quienes, Dios sabe la razón, creen que Almodovar es un gran cineasta. Tanto en su comedia como cuando se centra en obras trágicas. Cuando el manchego estrena algo, sea lo que sea, lo convierte en el acontecimiento cultural mediático del año hasta un punto que es insoportable. Por supuesto tiene sus detractores, entre los que me incluyo y creo que casi todos los redactores de este blog.

Una de mis peores experiencias fílmicas fue verme enterita junto a Jorge, Pablo y algunos desdichados más – las desgracias es mejor verlas en compañía - Laberinto de Pasiones. Un horror a juego con su carrera musical. Pero bueno, hace mucho tiempo de eso, y Pedro ha ganado dos Oscars, prestigio y la enemistad de Carlos Boyero. Además, tengo buen recuerdo de Volver, estoy seguro que no voy a ver la estupidez de Los Amantes Pasajeros, y Almodóvar ha cimentado su carrera con dramas femeninos como Julieta. Puede que no vaya tan mal la cosa.


Julieta quiere huir de Madrid, presa de sus recuerdos. Pero ellos vuelven cuando se reencuentra con la amiga de su hija, de la que no ha sabido nada desde hace años. Finalmente cancela su viaje para ponerse a escribir, en la que rememora su vida desde su juventud hasta el presente.


Julieta está basada en tres relatos de la escritora ganadora del Nobel Alice Munro: Destino, Pronto y Silencio de su recopilación Escapada. Al principio Almodóvar quería rodarlo en inglés y en Canadá, pero le faltó confianza para hacerlo y decidió localizar la película en España con actores patrios. En si podría no ser un problema, pero no me pega en la ambientación de esa España que propone el manchego.

No he leído los relatos y no conozco su naturaleza, pero la verdad es que la historia que proponían me parecía a priori atractiva. Especialmente las partes narradas en voz de off por Julieta mientras escribe. Cuando el protagonismo lo tiene lo que escribió Alice Munro la película tiene cierto interés, con una historia sobre la culpa que almacenamos en nuestro interior que nos va envenenando. Pero cuando Almodóvar coge el timón, la historia se pasa al tedio.


El gran problema de la película es la obsesión de Almódovar por la contención. En los actos promocionales de la película ha sido el titular: contención. Bien filmado puede ser una forma de captar el dolor de forma más realista, más eficaz y menos melodramática. Pero no está bien llevado, siendo una trama anodina, con diálogos desganados y personajes olvidables.

Las actuaciones son bastante pobres. La única salvable es una veterana como Emma Suárez. La actriz demuestra tablas y su Julieta melancólica protagoniza los mejores momentos de la película. Por otra parte, Adriana Ugarte no consigue dar vida de forma convincente a Julieta cuando es más joven. Inma Cuesta, que hace de mejor amiga del marido de Julieta, se salva de la quema; cosa que no puede decir una Rossy De Palma caricaturizada como ama de llaves. Daniel Grao como el marido de Julieta tampoco convence. Lo de Michelle Jenner clama al cielo y no debería denominarse actuación lo que hace.



La culpa tampoco es de los actores exclusivamente. El guión no tiene ninguna mordiente, obsesionado con rumiar el sufrimiento. Más allá de un inicio interesante, la película va cayendo no ya en la contención, sino en la intrascendencia. Más allá de reflexiones sueltas de Julieta, poco más destacable tiene el guión. Los diálogos aburridos, algunos personajes no se han terminado de perfilar y el final no satisface. Para más inri, la trama del padre de Julieta ni se explota ni se cierra. 
 
La dirección es algo mejor. La puesta en escena es buena y hay unos cuantos buenos planos. Más allá de eso, Almodóvar sigue su senda de contención y tedio. Hay secuencias desaprovechadas como la del tren, donde se echa de menos verdadera tensión, de drama, pasión o simplemente algo.

Julieta es una película de Almodóvar bastante menor. Apenas resulta interesante. Es anodina y la historia está desaprovechada. Su estreno se vio opacado por las acusaciones de los Papeles de Panamá, pero tampoco había mucho que promocionar. Espero que no triunfe en los Goya porque películas como Tarde para la Ira están por encima suya. Ya se verá en la ceremonia.

-------------------------------------------------

¿Tengo que ver esto?: No, solo si eres muy fan de Almodóvar

¿Cuál es el mejor momento?: El inicio me pareció interesante.

¿Dónde debería ver esto?: En un puerto gallego o un refugio en los Pirineos.

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: Recomendaría Volver. Y a mi peor enemigo Laberinto de Pasiones.

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...