martes, 15 de mayo de 2018

Avengers: Infinity War (2018)


ESTA CRÍTICA INCLUYE SPOILERS.

-Con las 6 gemas, yo podría simplemente chasquear mis dedos y ellos dejarían de existir. Yo lo llamo misericordia.
-¿Y entonces?
-Finalmente descansaré y miraré el amanecer de un Universo agradecido.

Diez años después de que Iron Man se estrenase en la gran pantalla, tenemos la primera parte de la culminación de todo el proceso de Marvel que ha llevado a sus superheroes a lo más alto. En este tiempo hemos visto diecisiete películas y a toda clase de héroes que van desde dioses nórdicos, magos entrenados en Asia y a mapaches parlantes. Y ahora, por fin llega Los Vengadores: Guerra del Infinito, el evento más grande de la historia de los superhéroes, algo realmente único porque nunca antes tantas películas han desembocado en un capítulo final que condensa todo el drama y toda la épica de toda una compañía.

Los hermanos Anthony y Joseph Russo han sido los encargados de recoger el testigo de Josh Whedon. Ya habían dirigido una de las mejores películas del Universo Marvel como Capitan America: Soldado de Invierno o la adaptación de una saga icónica como Civil War. Por ello, es una decisión lógica que sean ellos los que tengan el honor y la responsabilidad de filmar la película que da sentido a todo. Película que es más que una cinta de superhéroes, sino la consumación del sueño de muchos lectores de cómics y nuevos fans que han crecido en estos años en la sala de cine. 
 

Thanos ha llegado por fin y nada más empezar pega una paliza a Thor, vence a Hulk sin pestañear y mata a Loki junto a gran parte de los asgardianos. Todo pasa como si nada, como si solo se estuviera divirtiendo, de hecho ni siquiera le vemos pelearse con Thor. El gran villano de Marvel está aquí para hacerse con las gemas del infinito -ya se ha hecho con dos tras destrozar Xandar y arrebatar el Teseracto a Loki - que le darían el poder de destruir todo lo que quiera con un chasquido de sus dedos. Dos de ellas están en la Tierra - una está dentro de Visión y la otra en poder de Doctor Strange - y otras dos en el espacio.

 
Hemos esperado mucho tiempo, pero los Guardianes de la Galaxia conocen ya a los Vengadores.

Es una película mastodóntica con toda una legión de personajes, pero aún así en ningún momento se desata el caos. Al contrario, el trabajo previo de desarrollo de personajes en las películas anteriores le permite ir directamente a la lucha. Ya somos conscientes la relación entre Star Lord y Gamora o la de Visión y Wanda; o del sentido de la responsabilidad de Tony Stark con respecto a la Tierra o su relación de maestro con Peter Parker; el sentido del deber de Steve Rodgers, el orgullo de Thor en la batalla o los poderes extraordinarios de Doctor Strange que le permiten ver todos los futuros posibles. Quizá algún personaje se vea opacado y no pueda apenas aparecer como es el caso de la Viuda Negra, pero es extremadamente difícil cuadrar todo para que todos tengan su momento de gloria, y siempre pueden tener una segunda oportunidad en la segunda parte.

Gracias a que ya les conocemos, la película puede ir a donde realmente quiere: a una lucha épica por la supervivencia. Somos testigos de una batalla que va en constante progresión hasta el enfrentamiento final contra el gran titán que es Thanos, interpretado por Josh Brolin. Y es Thanos quien se hace con el protagonismo de la película, como el Joker de Heath Ledger en El Caballero Oscuro. Hemos esperado muchos años su llegada y ha rebasado cualquier expectativa. Thanos es poderoso y casi invencible - o directamente invencible -  pero es más que eso, ya que se crea un personaje con matices y cargado de razones fundamentadas para sus terribles actos. No es un malo malísimo que quiere el caos porque sí. Thanos cree que el Universo solo se salvará si su población se diezma, y seguirá esas teorías malthusianas hasta el final. Incluso es capaz de sacrificar lo que él ama, a su propia hija Gamora, en el que es uno de los puntos dramáticos más poderosos de la cinta.

Y es que en esta epopeya no solo hay poderes y puñetazos, sino que hay una gran tensión dramática. Ningún fan de los superhéroes va a olvidar esa larga y terrible escena donde vemos desvanecerse uno a uno a los héroes que nos han marcado durante diez años, especialmente ese Spiderman que suplica a Tony Stark que él no quiere irse. Y justo antes vemos como la caza de Thanos a Visión culmina con éxito ante la desolada Wanda o como Starlord pierde los estribos cuando se entera del destino de Gamora. 

 
¿En serio vais a seguir a intentar pararme a puñetazos?

Por otro lado, el humor ha sido una de las señas de identidad del Universo Marvelita, e Infinity War no es una excepción. Además tenemos el aliciente de ver el encuentro esperado de varios de los personajes que no dudan de picarse entre ellos como el caso de Starlord y Thor o el de beef continuo entre Doctor Strange e Iron Man. Somos testigos de toda una metralleta de chascarillos que nos permiten agilizar el metraje y reposar los duros combates.

Uno de los adjetivos que podemos usar en esta película es grandiosidad. Vamos a ver algo grande y los enfrentamientos tienen que estar a la altura. ¿Cómo olvidarnos del combate en el espacio contra Thanos de la alianza entre Doctor Strange, Spiderman, Tony Stark, Starlord, Drax y Mantis? ¿O la gran batalla de Wakanda, donde vemos como Bucky y Rocket colaboran o el saludo entre Steve Rodgers o Groot? ¿O la irrupción de Thor en la guerra tras hacerse con su arma, deseoso de venganza contra Thanos?

Nadie quiere perderse esta gran batalla. Bueno, todos menos Ant-Man y Ojo de Halcón


Los Hermanos Russo han hecho un trabajo excelente, y también los guionistas Christopher Markus y Stephen McFeely. Tenían el Big Bang en sus manos y no han dejado que se convirtiese en un agujero negro. Al contrario, han conseguido rodar una obra que ha logrado impresionar a sus fans. También funciona a la perfección el elenco formado por múltiples caras archiconocidas ha logrado insuflar vida a este capítulo final, acompañado por la banda sonora de Alan Silvestri.

Infinity War es una película que sin duda ha marcado a todos los que la hemos visto. Pocos fenómenos en la historia del cine han llegado a este punto de encandilar a los fans, tanto los que vienen del mundo de las viñetas como los nuevos. Pero tiene un punto negativo. ¿Ahora que hago hasta que se estrene la segunda parte de La Guerra del Infinito? ¿Ver Aquaman?

---------------------------------------------------------------------------

¿Tengo que ver esto?: No, deberías haberlo hecho ya

¿Cuál es el mejor momento?: Lo que ocurre tras el chasquillo.

¿Dónde debería ver esto?: Con mucho kleenex a mano.

Me ha gustado, ¿dónde hay más?: No, no hay más (por ahora)

No hay comentarios:

Publicar un comentario