lunes, 21 de enero de 2013

Argo (2012)



"Argo...derse"

Creo que ya viene siendo hora de revitalizar esto un poco, y no creo que haya forma mejor de hacerlo que con uno de los éxitos críticos del pasado año, uno que suena como serio candidato a todos los premios y que ya ha cosechado alguno: "Argo".

Hace ya un tiempo que todos sabemos que Ben Affleck es mejor director y guionista que actor, más o menos desde que ganó el Óscar por "El indomable Will Hunting". Desde entonces, los fracasos de "Daredevil" o "Pearl Harbor" (que sí, tuvieron cierto éxito comercial, pero son pelis bastante nefastas) han dado paso a reverencias incondicionales por los trabajos en los que Affleck figuraba como autor, véase "The Town: Ciudad de ladrones" o "Adiós, pequeña, adiós", que junto con "Argo", muestran la versatilidad y el saber hacer del susodicho.



"Argo" es, básicamente, un thriller político. Tony Mendez, interpretado por el propio Affleck, es un agente de la CIA especializado en rescates. Durante la crisis de los rehenes de Irán, seis funcionarios estadounidenses consiguen escapar de las fuerzas militares del Ayatollah y refugiarse en la residencia del embajador canadiense. La misión de Mendez es parir un plan que consiga sacar a esos seis americanos de Teherán lo antes posible, antes de que los iraníes se den cuenta de que han escapado.

El plan es, como mínimo, curioso: Mendez se hará pasar por un productor canadiense de un film de ciencia-ficción y se colará en el país árabe fingiendo que busca exteriores para la película, haciendo pasar a los fugitivos por equipo de rodaje, también canadiense. Cuida todos los detalles: pide ayuda a un productor veterano llamado Lester Siegel (Alan Arkin, nominado al Óscar por este papel) y a un maquillador ganador del Óscar, John Chambers (John Goodman), hace un guión, un storyboard, da publicidad a la película por Hollywood: todo por hacer la historia más creíble.

Pero es un thriller, y por supuesto que hay momentos de tensión: los iraníes tienen a niños trabajando y reconstruyendo las fotografías trituradas de los seis trabajadores americanos, para identificarles y capturarles; y los propios ciudadanos de Teherán dan la voz de alarma en cuanto ven a alguien que parezca americano. El final de la película, en concreto, es de infarto: los siete en el aeropuerto, interrogados por el ejército iraní, mientras los altos cargos del Ayatollah comienzan a atar todos los cabos sueltos de la historia.

En general es una historia entretenida, y aunque dura casi dos horas, no se hace demasiado larga. Tiene componentes un tanto gastados, eso sí, especialmente el personaje de Affleck de padre trabajador con un niño al que apenas ve, que tanto se ve en el cine ahora.

Por otra parte, las vueltas del argumento y su intensidad evitan que los personajes se desarrollen, aunque la película tampoco es un drama histórico: lo importante es la acción. Y en ese sentido, "Argo" cumple más que de sobra: hay emoción y suspense, cosa difícil de conseguir en una película basada en hechos reales.

En resumidas cuentas, es una cinta muy "oscarizable": patriótica, que refleja la tensión con el mundo árabe en la que lleva inmerso EE.UU desde hace unos cuantos años, y que encima es una buena película. No voy a lanzar ninguna predicción aún, pero tiene muchas posibilidades de llevarse el galardón máximo, aunque cuenta con otras competidoras con similares características ("Lincoln" y "La noche más oscura"). Me sorprendería que no lo ganase ninguna de ellas.

---------------
LO MEJOR: Es entretenida, asequible para todo tipo de público, y sale Bryan Cranston en un papel principal que no tiene nada que ver con la fabricación de metaanfetaminas.

LO PEOR: El poco desarrollo de los personajes, pero vamos, no es un gran problema.

VALORACIÓN: 3/4: He decidido adoptar el sistema de Roger Ebert, porque sí.
---------------
TRÁILER EN ESPAÑOL

7 comentarios:

  1. Entretenida, con ritmo, a la vieja usanza, también previsible y superficial, 'Argo' sin embargo es una prueba más del talento narrativo de Affleck. Un buen rato de cine, que es mucho, pero tampoco nada más. Saludos!!!!

    ResponderEliminar
  2. Acabo de verla y, sinceramente, me ha parecido una maravilla. No puedo estar más de acuerdo con la crítica. Con el final (y aunque sabía cómo terminaba porque conocía la historia real) casi me da un ataque.

    Me ha sorprendido, eso sí, que aunque aparezca Jack Kirby como el dibujante del storyboard, ni siquiera menten su nombre. Siempre me pareció uno de los puntazos de ese plan.

    ResponderEliminar
  3. Un cargante Ben Affleck que no es consciente de que se le ama mil veces más sentado en la silla del director únicamente, que no tiene registro como director y que se pasa la película con cara de haba.
    Una americanada disfrazada de narrativa interesante.
    Personajes con los que es imposible empatizar.
    Buena narrativa y buena dirección, guión bien hecho, pero carece de alma. Es vacua

    ResponderEliminar
  4. Vaya. "Carece de alma. Es vacua". Lo mismo se puede decir de "Ciudadano Kane" y mira la consideración que se la tiene.

    Por cierto, que yo con los rehenes empatizo por completo...

    ResponderEliminar
  5. En mi humilde opinión la puesta en escena es muy buena, por la ambientacion, la dirección de Afleck y las actuaciones no salen de lo común. En general Argo es una de las peliculas ganadora del premio hollywoodense que dejan mucho que desear.

    ResponderEliminar
  6. Cuando un largometraje de dos horas se te pasa como si fuese la mitad del tiempo solo es por una razón, es porque te entretiene y te gusta lo que estás viendo, y eso es lo que me ha pasado a mí con esta película Argo, que se me ha pasado el tiempo volando.

    ResponderEliminar